Suscríbete al blog por correo electrónico

Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir notificaciones de nuevas entradas.

La red de miedos que nos tejemos para no brillar

Creo que este un momento muy necesario abordar este tema. Estando enferma como estoy estos días, debido a mi afán de atrapar resfriados por el cambio de temperaturas propios del cambio de estación, he estado en cama descansando para la semana venidera, y me he transformado en observador de mi propio entorno.

La oscuridad del talento

Pese a que mi cuerpo esté enfermo, mi mente sigue pensando en estos días pasados en los que de evento en evento profesional y reencuentros con amistades por los que estoy muy feliz, no puedo más que destacar mi rabia (una rabia literal), que me enfada mucho, y me hace sentir profundamente insatisfecha, por haber conocido gran cantidad de talentos durante estos meses que duermen tapados por un manto tejido de miedos que impiden que los brillos y capacidades, en su totalidad o parcialmente, emerjan a la conquista de unas vidas profesionalmente exitosas y llenas de experiencias ricas y sobre todo plenas.

No culpo a estos talentos de ello. Pues este tejido de miedos, no hacen más que referencia a ese término de dos palabras tan famoso “creencias limitantes”. Perfectas bombas de relojería para aniquilar el poder de consecución del éxito de cualquier talento y recucirlo a un trabajador más que se esconde tras el día a día.

Desaciendo la red

Pero si nos detenemos a analizar esta red de miedos con profundidad, se puede plasmar en unos cuantos puntos estelares con los que nos encontramos (me incluyo) luchando diariamente y que si nos ocupados en conocerlos para reducirlos al mínimo nuestra sonrisa se abriría de par en par:

Miedo al fracaso

En este punto puedo decir que “no te tomes tus errores tan en serio”. Te habla alguien perfeccionista que ha aprendido a convivir con sus errores y múltiples fracasos. Al final de tanto fracaso vivido (y que me han visto otras personas vivir) solo puedo decir que: aprendes mucho sobre tí, sobre el mundo y sobre diversas materias, te diviertes, conoces a gente, y pierdes bastantes de tus bloqueos mentales. Así qué, ¡a fracasar se ha dicho!.

Miedo a equivocarte de objetivo profesional

Entramos en terreno pantanoso. Y es que brillar profesionalmente solo se consigue si tienes constancia, y la constancia viene dada por tu pasión. Dará igual que esquives tu pasión porque te va a perseguir. El problema es que puedes no ver cual es tu vocación/pasión exacta, y eso te va a hacer el camino más largo. Solo puedo aconsejarte, que nunca dejes de buscar tu vocación, porque un día te despertarás y te engullirá, y sabrás que eso era lo qe te faltaba para ser feliz. Si no sabes aún tu pasión profesional, te recomiendo que comiences con un blog que plasme aquello de lo que no puedes parar de hablar, con constancia y seriedad, para más adelante darle un sentido profesional.

Y si te equivocas, siempre puedes reconducirte, a cualquier edad. Te lo dice alguien que saltó del sector moda a este que este momento estás leyendo en mi blog.

Miedo a ser/parecer un fraude

El no saber al cien por cien desempeñar tu trabajo por falta de experiencia, o por falta de estudios (ese título), te llevan a un sentimiento de no merecimiento de elogios ni reconocimiento profesional.

Lo óptimo es comenzar por tus puntos de dominio por muy obvios o sencillos que parezcan e ir aumentando el ratio de ocupación profesional conforme vayas aprendiendo y cogiendo soltura y experiencia. ¡Pero nunca ocultes tu potencial!

Miedo a no tener la marca personal perfecta

Quizá no tienes la foto perfecta, quizá tu web no es lo que esperabas, ese logotipo no te representa, estás grabando un vídeo con un palo selfie y un móvil regular,…

La cuestión es que he observador marcas personales que enganchan y enamoran, sin necesidad de ser la perfección. La singularidad está en tu persona, en tus capacidades mentales y como las expreses.

Poco a poco puedes ir mejorando estos pequeños detalles si lo crees conveniente. Y dar paso a tu mejor versión profesional.

Miedo a la exposición

Perder tu privacidad por miedo a ser un profesional exitoso, conocido y reconocido suele ser muy común. Pero en realidad la gente no está tan pendiente de tí como tu crees. Y al mismo tiempo, tu eres el dueño de mostrar hasta donde tú desees de tu vida.

La única solución a estos miedos es saber que todos los tenemos, y por tanto serán comprendidos por la sociedad, no son tan graves como aparentan, y que conviviremos con ellos aunque no lo deseemos.

Solo se trata de aprender a hacerles frente mentalmente, aceptar que no somos perfectos, y que nunca lo seremos, que haremos lo que podamos. Lo importante es que el desarrollo de nuestra pasión reduzcan los miedos hasta algo de tamaño insignificante.

Quizá tengo el problema de que veo brillo en la mayoría de las personas, y ello me hace odiar el hecho de que la mayoría de personas no lo visualicen completamente y no encaucen sus “poderes profesionales”.

Te animo, confío y abogo plenamente por la necesidad de que emitas al 100% por tus poros tu potencial, sin verguenza, y sin reparos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© OLALLA MELLADO | contacto@olallamellado.com | Aviso Legal | Cookies| Privacidad